Pilotos de competición: automovilismo de élite y nutrición

Pilotos de competición: automovilismo de élite y nutrición.

Nutrición deportiva. Los pilotos de competición están sujetos a un gran estrés físico y mental debido a las condiciones tan extremas de su actividad. Una condición física óptima para la conducción tiene una relación muy estrecha con una dieta adecuada y saludable. Al piloto hay que proporcionarle energía y sales minerales para el rendimiento en general y proteínas para los músculos; todo esto sin afectar al metabolismo o al sistema digestivo, puesto que esto puede repercutir en la capacidad y reacciones mentales. Por ejemplo, los pilotos de F1 tienen reacciones sobrehumanas en la pista, mismas que son resultado de su sentido de lucidez y sus reflejos, pero también de un fuerte entrenamiento en el gimnasio enfocado en la destreza, agilidad y entrenamiento visual. Sin lugar a dudas, si hay una parte fundamental para un piloto de competición, esa es la vista.

Incluyendo suplementación deportiva DHA en la dieta de un piloto, hay un tejido que se beneficia mucho de la actividad protectora de la NPD1: la retina. Sus células están sometidas a un gran estrés oxidativo, tanto por el impacto de la radiación lumínica, como por su elevada actividad metabólica. La alta concentración de DHA presente en la retina, permite la supervivencia de las células retinianas, en gran parte debido a la producción de NPD1. Los ácidos grasos poliinsaturados de los fotorreceptores de la retina aumentan su capacidad de procesamiento del estímulo luminoso, por lo tanto las personas que tienen un déficit de estos ácidos grasos requieren mayor estímulo lumínico para provocar el mismo nivel de respuesta fotoeléctrica que aquellos deportistas con los niveles adecuados de DHA.

Se sabe que la ingesta óptima de DHA para una persona sana, es de un gramo al día aproximadamente. Sin embargo, en algunas situaciones patológicas es necesario incrementar notablemente la ingesta de DHA. Esto se debe a que para resolver adecuadamente la inflamación que está asociada a los procesos patológicos, se gasta DHA de las reservas celulares y hay que reponerlo. Pero también, porque sabemos que en las reacciones mediadas por enzimas, al incrementar la cantidad de sustrato disponible, aumentamos la cantidad de producto. En este caso, incrementando la cantidad de DHA se incrementa la producción de la NPD1 y demás SPMs derivados de ella.

GP1 Nutrition ha comercializado DHA 1000 GP1, que son cápsulas que contienen 1 gramo de DHA puro. El DHA es purificado a partir de aceite de anchoveta del Sur del Océano Pacífico mediante un proceso de concentración supercrítica con CO2, y posteriormente se reesterifíca en forma de triglicérido. La cantidad tan elevada de DHA puro que aporta cada cápsula de DHA 1000 GP1, permite dosificar estos suplementos deportivos de manera fácil, cómoda, y económica, las dosis tan elevadas que requieren los pilotos. De esta forma, nace un nuevo concepto de suplementación deportiva natural para Automovilismo.

DHA 1000 GP1

Descripción

Complemento alimenticio a base de aceite de pescado desodorizado y libre de ácido fitánico. El aceite de pescado de GP1 NUTRITION ha pasado un proceso de purificación en frío (Tecnología CO2 en estado supercrítico) para conseguir un óptimo estándar de calidad.

Ingredientes (por perla)

Aceite de anchoa 1.316 mg
DHA mínimo (TG)  1.000 mg (76 %)
EPA máximo (TG)  65,8 mg (5 %)
Producto libre de ácido fitánico (<90 ppm).

Otros Ingredientes

Palmitato de ascorbilo, tocoferoles, galato de propilo, gelatina y glicerina.

Contenido del Envase

Bote de 60 perlas.

Modo de empleo/dosis recomendadas

De una (1) a cuatro (4) cápsulas al día preferentemente con las comidas. Tomar con un vaso de agua o bebida isotónica.

Precauciones

Las personas en tratamiento con anticoagulantes (Sintrom) y las que son alérgicas al pescado, deben tener precaución al consumir Omega 3. Se aconseja consultar con un especialista.

Propiedades y posibles aplicaciones

El ácido docosahexaenoico contribuye a mantener las funciones normales del cerebro, la visión y el corazón. Ayuda a regular las concentraciones de triglicéridos en sangre y a mantener una presión arterial normal. Contribuye al desarrollo cerebral del feto y de los lactantes amamantados, así como al desarrollo visual de los niños hasta los 12 meses de vida.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle  publicidad relacionada  con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El  usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. 
  CONFIGURACIÓN DE COOKIES