El DHA en el boxeo

El DHA en el boxeo

Suplementación deportiva en el boxeo. El boxeo es un deporte de contacto muy duro, que requiere una gran resistencia muscular, velocidad y fuerza. Un deporte en el que los reflejos y la capacidad de reacción deben ser vertiginosos. Además, nadie pone en duda que la percepción y las habilidades visuales en un combate de boxeo pueden determinar el resultado del mismo. Una complementación deportiva a base de DHA puede ser muy recomendable para cualquier boxeador.

El DHA es un ácido graso poliinsaturado omega 3 de cadena larga, 22 carbonos y 6 dobles enlaces. Es una molécula esencial en cerebro y retina para las funciones básicas, como la cognitiva y visual, entre otras, y un factor de protección cardiovascular. A pesar de que no hay estudios clínicos que demuestren que reduce la mortalidad de forma independiente, hay muchas pruebas de que su ingesta protege de las enfermedades cardiovasculares. El DHA puede mejorar la masa muscular y disminuir la inflamación y por tanto, es un gran aliado en un deporte de contacto como el boxeo. Nuestro organismo no fabrica DHA en cantidad suficiente, por lo que dependemos de su ingesta para mantener los niveles necesarios en el organismo. Estos niveles, según las autoridades y sociedades científicas más importantes, como la OMS, se podrían alcanzar ingiriendo entre 1000 y 2000 mg de omega 3 al día. La realidad pasa porque su ingesta media en la población mundial no alcanza ni 100 mg de DHA diarios, por tanto es el único nutriente esencial carencial en toda la población mundial (independientemente de la dieta, edad, etc.).

El DHA se acumula y se concentra básicamente en tres tejidos muy importantes para nuestra supervivencia: retina, cerebro y esperma. Su presencia en éstos tejidos asegura que las células correspondientes funcionen de forma adecuada y no tengan problemas, es por ello que una carencia del mismo en alguno de estos tejidos puede agravar una serie de patologías graves, como retinosis pigmentaria, DMAE, deterioro cognitivo, Alzheimer, Parkinson, y problemas de fertilidad.

Hay muchas evidencias científicas que relacionan los niveles de este ácido graso poliinsaturado con el correcto neurodesarrollo, el buen funcionamiento cerebral y un saludable neuroenvejecimiento. Actualmente se conoce la influencia del DHA en la regulación de la inflamación que nuestras células ponen en marcha en su intento por recuperar la homeostasis que han perdido como consecuencia de alguno de los muchos procesos que pueden alterarla. Que los omega 3, y en especial DHA, tienen efecto antinflamatorio, se conoce desde hace bastante tiempo, pero los mecanismos moleculares íntimos que conducen a este efecto, han comenzado a descubrirse hace poco más de una década.

Ahora sabemos que el DHA se transforma mediante reacciones enzimáticas en moléculas de gran potencia llamadas docosanoides. El docosanoide más documentado es la Neuroprotectina D1, abreviado NPD1. Se ha comprobado que la NPD1 puede modular la respuesta inflamatoria en todas sus fases, disminuyendo la producción de moléculas proinlamatorias (prostaglandinas, leucotrienos, tromboxanos, etc.), modulando la activación de células defensivas (linfocitos, macrófagos, etc.) y mediando la expresión de algunos genes, interactuando con determinados factores nucleares. Un ejemplo es el bloqueo de la apoptosis de células cerebrales tras el proceso de isquemia/reperfusión que acontece después de un ictus, en el cual la NPD1 actúa bloqueando la expresión de genes proapoptosis y promoviendo la expresión de genes anti-apoptosis. Aunque es también enorme el interés con el que se estudia la acción de la NPD1 en los procesos neurodegenerativos, como el Alzheimer, en los que se evidencia un freno importante en la evolución de los mismos cuando se comienza el tratamiento de forma precoz.

Son muchos los docosanoides que se han descubierto y aún continúan identificándose, y tienen algunas otras acciones interesantes, como interactuar con receptores de cannabinoides, lo que implica que muchos de los beneficios que aporta el DHA son debidos a las acciones de estos derivados. Todos los docosanoides comparten el hecho de actuar en cantidades muy pequeñas, en el rango de micro o nanogramos, mientras que la ingesta de DHA requiere de uno o más gramos diarios para mantener los niveles de los tejidos.

Por todo ello, podemos decir que la suplementación deportiva a base de DHA puede ser altamente beneficiosa en la práctica deportiva de Boxeo. GP1 Nutrition dispone de DHA 1000 GP1, con perlas de 1000mg puros de DHA que, combinadas con una dieta equilibrada y saludable, son unas excelentes aliadas para la optimización de resultados en tu deporte favorito.

(1) Guzmán J.F., y cols. (2011) DHA- rich fish oil improves complex reaction time in female elite soccer players. Journal of Sports Science and Medicine. 10, 301-305.

DHA 1000 GP1

Descripción

Complemento alimenticio a base de aceite de pescado desodorizado y libre de ácido fitánico. El aceite de pescado de GP1 NUTRITION ha pasado un proceso de purificación en frío (Tecnología CO2 en estado supercrítico) para conseguir un óptimo estándar de calidad.

Ingredientes (por perla)

Aceite de anchoa 1.316 mg
DHA mínimo (TG)  1.000 mg (76 %)
EPA máximo (TG)  65,8 mg (5 %)
Producto libre de ácido fitánico (<90 ppm).

Otros Ingredientes

Palmitato de ascorbilo, tocoferoles, galato de propilo, gelatina y glicerina.

Contenido del Envase

Bote de 60 perlas.

Modo de empleo/dosis recomendadas

De una (1) a cuatro (4) cápsulas al día preferentemente con las comidas. Tomar con un vaso de agua o bebida isotónica.

Precauciones

Las personas en tratamiento con anticoagulantes (Sintrom) y las que son alérgicas al pescado, deben tener precaución al consumir Omega 3. Se aconseja consultar con un especialista.

Propiedades y posibles aplicaciones

El ácido docosahexaenoico contribuye a mantener las funciones normales del cerebro, la visión y el corazón. Ayuda a regular las concentraciones de triglicéridos en sangre y a mantener una presión arterial normal. Contribuye al desarrollo cerebral del feto y de los lactantes amamantados, así como al desarrollo visual de los niños hasta los 12 meses de vida.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle  publicidad relacionada  con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El  usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. 
  CONFIGURACIÓN DE COOKIES